Smart Cities con Qlik. Contaminación y datos

A lo largo de estos años, desde el Ayto de Madrid, se han venido tomando diversas medidas para mejorar el aire que respiramos los madrileños , algunas menos populares que otras, bicis, restricción al tráfico en los barrios, el SER… Como cualquier problema complejo no tiene una solución simple o directa, sino que, más probablemente, varias soluciones combinadas logren mejorarlo.

El concepto de “Smart City” o ciudad inteligente, no es más que el no menos conocido IoT o internet de las cosas, adaptado al marketing ciudadano. Es decir,tecnología que permite que determinadas tareas en la ciudad se automaticen, logrando gracias a ello considerables ahorros y mejoras del servicio. Ejemplos sencillos muy conocidos son: jardines que se riegan cuando necesitan agua y en las horas en que no haya luz para que no se evapore. Luces que se encienden cuando es necesario y no programadas a una hora.

Estos sistemas combinados con otros, que provean datos, ya sea del propio Ayuntamiento o de fuentes externas (Instituto Nacional de Meteorología, estaciones de medición ambiental, densidad de tráfico de vehículos en calles, datos de Google Maps, calendarios escolares y laborales) permitiría adelantarse a la posible situación de índices altos de contaminación, es decir, tomar medidas antes de que estemos respirando basura y actuar en puntos concretos con medidas concretas. Restringir el tráfico o disminuir la velocidad proporcionando alternativas concretas de transporte para cada restricción, más allá de los socorridos carteles de “utilice el transporte público”. Es decir, proporcionar un servicio, no dictar una restricción.

Seguro que con una pequeña reflexión se puede ir mucho más allá con muy poco esfuerzo y con un coste mínimo

Entradas relacionadas